¿Vida Eterna?

Milenios transcurren y el ser humano sigue preguntándose acerca de su mortalidad y como evadirla, las respuestas incluyen la religión, el heroísmo y posteriormente la ciencia, la religión brindó paz durante un tiempo, hasta que algunos personajes decidieron que no era suficiente, necesitaban dejar memorias y recuerdos para la posteridad, héroes como Aquiles decidieron pasar a la historia en relatos y no se puede negar que dejar un legado es uno de los motores de la sociedad, no es descabellado decir que varios personajes históricos buscaron la gloria para poder tener un hueco en la historia de la humanidad y así inmortalizar su recuerdo, actualmente se han olvidado a varios personajes que marcaron el rumbo de la humanidad, por sucesos como la quema de la Biblioteca de Alejandría, o la destrucción de códices y documentos mayas y aztecas por parte de los conquistadores europeos, haciendo que todos esos intentos de inmortalidad fracasaran.

Hace unos 15,000 años, teníamos una esperanza de vida de 20 años, entre los siglos XIV Y XV, la esperanza aumentó a los 30 años, en 1800 serían unos 37 años, a finales del siglo XIX podía llegar a ser de 55, a mediados del siglo XX de 65, y actualmente es de más de 85 años en algunos países, las  mujeres nacidas hoy en Mónaco tienen una esperanza de vida de 93.7 años, algo impensable siglos atrás, expertos en genética y medicina afirman que cada vez será más común saber de personas que viven más de 100 y hasta 110 años.

Es cuando los sueños de la humanidad se tornan realidad, poco a poco, tal vez ahora vemos imposible llegar a los 150 años, pero Aubrey de Grey, gerontólogo biomédico educado en Cambridge afirma que la primer persona en sobrepasar esa barrera camina entre nosotros actualmente, ha dedicado su vida a estudiar lo que el ve como una enfermedad, la muerte, y es precisamente ese enfoque lo que le ha dado grandes ideas para retrasa y revertir el proceso de envejecimiento, pues su trabajo se basa en una estrategia de repararía de tejidos dañados por los efectos del metabolismo y que a final de cuentas rejuvenecería el cuerpo humano, alcanzando así, esperanzas de vida inimaginables.

Si bien por el momento, son intangibles los efectos de la investigación de Grey, existen otros avances, cuyos resultados prometedores nos ayudarán a ser más longevos, como la eliminación de enfermedades genéticas, impresión de órganos, tratamientos especializados e incluso compuestos biónicos, de hecho ya existen “cyborgs” entre nosotros, como Neil Harbisson, británico nacido con acromatopsia, lo que le permite ver solo en escalas de grises, para solucionar su problema se implantó una antena al cerebro lo que le permite “escuchar” los colores, Rob Spence con un ojo biónico que le permite tomar fotografías y grabar, o todas las personas con piernas o manos robóticas avanzadas.

La ciencia es la puerta para lograr lo imposible, empieza a ser cotidiano ver cosas que hasta hace poco se creía imposible, esperemos que pronto la humanidad rompa la barrera de los 100 años de esperanza de vida y que estas tecnologías estén al alcance de la mayoría.

Por: Jose Cuevas

Originario de Hidalgo, egresado con honores de Ingeniería Industrial y de Sistemas por parte del Tecnológico de Monterrey, enfocado a calidad, procesos de manufactura y diplomado en Negocios Internacionales, con experiencia como consultor y profesor. Interesado en la historia y el desarrollo de aspectos tecnológicos, sociales y biológicos del ser humano, siempre en búsqueda activa de conocimiento y apasionado por el futuro.

Abrir chat