Lo que todos deberían saber, pero nadie les ha dicho de los seguros

Algunas personas creen que al juntar un seguro con un producto de ahorro o inversión están incrementando su riqueza de la manera óptima, pero nadie les ha dicho que no es la mejor opción.

Como primer acercamiento, un inversionista acude a instituciones de crédito o compañías de seguros para puntualizar sus problemas con el agente, el cual rápidamente le ofrece algún producto ya hecho dentro de su gama de soluciones. En este sentido, a partir de este momento señalaré por qué no debes juntar inversión con un seguro.

1.- Creencia que un agente de seguros es un asesor calificado en inversiones.

Es común observar en el mercado a “asesores financieros”, o como tienen en sus tarjetas “financial advisor” o “financial planner”, que sin haber estudiado una carrera especializada ya sea en economía, finanzas, contabilidad, o en su caso administración, ofrezcan ser expertos en el tema. Desafortunadamente, estas personas tienen su capacitación en ventas, lo que significa que convencen a los prospectos haciendo atractivos los productos sin contar con el conocimiento del riesgo por activo.

2.- Creencia que los productos de inversión o ahorro proveen grandes beneficios fiscales en el corto plazo.

Un argumento de venta de un vendedor es mostrar cómo un seguro flexible (seguro con componente de ahorro o inversión) procede a ser exento o deducible de impuestos. Con base en el artículo 93, fracción XXI de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (LISR), los ingresos derivados de instituciones de seguros presentan las exenciones que son aplicables cuando ocurra el riesgo amparado por la póliza contratada. Adicionalmente en el artículo 151 (LISR), fracción V, de las aportaciones voluntarias a la subcuenta de retiro, se podrá hacer deducible hasta el 10% de las aportaciones, sin que excedan a cinco salarios mínimos generales del área geográfica, adicionando que si se hace efectivo el retiro de capital antes de los 65 años se pagará como ingreso acumulable. Y finalmente, en el artículo 185 (LISR), de los estímulos fiscales, a los contribuyentes que efectúen depósitos en las cuentas especiales para el ahorro, realicen pagos de primas relacionados con planes de pensiones, jubilación o retiro podrán restar el importe de dichos depósitos, pagos de la cantidad que se aplicará la tarifa del artículo 152 de esta Ley, exceptuando que no podrán sobrepasar en el año por $152,000 pesos, debiendo transcurrir un plazo de 5 años a partir de la fecha de adquisición. Por último, en este mismo artículo menciona la prohibición de efectuar la deducción a contribuyentes que realicen los pagos de primas de seguro que tengan como base planes de pensiones relacionados con edad, jubilación o retiro y además aseguren la vida del contratante, no podrá efectuar la deducción por la parte de la prima que cubre el seguro de vida. El cargo del fallecimiento será tratado como exento dentro del artículo 93 fracción XXI y la parte del cargo para cubrir la pensión, jubilación, la institución deberá retener el 20%, sin deducción alguna (artículo 142, fracción XVI) como pago provisional el impuesto que resulte en términos del artículo 145 de esta ley.

3.- Disminuir la importancia de seguros con costos bajos

Los seguros flexibles o dotales (plazo largo forzoso) mantienen una característica de anualidad por lo que al comparar los productos que ofrecen diferentes instituciones se caracterizan por la curva de rendimiento que utilizan para mostrar el rendimiento final, por lo que usualmente el inversionista se deja llevar por la tasa, y no, por las comisiones que cobra tanto la aseguradora como el agente, el cual ofrecerá el “instrumento” que mayor comisión le genere.

4.- Disminuir la importancia de inversiones con comisión baja

Debido a que la finalidad de la institución de seguros no es la gestión de inversiones, para colocar un portafolio, ya sea en fondos de inversión o ETFs, lo que le genera un nuevo gasto de administración, que suele trasladar por medio de comisiones a los usuarios finales.

5.- Desentendimiento del valor de la liquidez

Una de las desventajas de los seguros con componente de inversión es la nula liquidez que te ofrecen, al tener contratado este producto te venden con la restricción que no puedes retirar en 5, 10, 15, 20, etc. Y si intentas retirar, te generará una penalización por no cumplir con el periodo debido a que el dinero de las primas y portafolio se encuentra solventando las operaciones de la aseguradora.

6.- Desentendimiento de diversificación

Cada individuo posee distintos objetivos de rendimiento, tolerancia al riesgo, capacidad al riesgo, o requerimientos propios. Al haber portafolios generales, que ya están hechos y te lo venden como gestión pasiva, se corrompe la composición de instrumentos financieros que por lo menos sigan la teoría de portafolios clásica. Por ejemplo, hay agentes que te venden productos indizados al S&P500 (proxy del mercado estadounidense) o al S&P/BMV IPC (proxy del mercado mexicano), donde afortunadamente después de casi 11 años de la última crisis financiera los mercados han estado apreciándose, sin embargo, ahora imaginen una nueva crisis financiera como golpearía al portafolio de los individuos que solo se los vendieron sin el debido conocimiento de la necesidad del cliente. Esto podría ocasionar una minusvalía o pérdida muy importante en los portafolios, por lo tanto, un inversionista debe buscar una relación adecuada con el riesgo-beneficio para una administración óptima de su capital.

7.- Desentendimiento de no garantizar rendimientos

Existen compañías que te garantizan rendimientos al final de los periodos de tu ahorro o inversión, lo cual es una mala práctica en el mercado, debido a que no es posible garantizar rendimientos ya que las condiciones de mercado no son determinísticas.

8.- Creación del seguro con otros componentes

Con base en la propia Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) voy a explicar la base y surgimiento de los seguros con componente de inversión. El seguro con componente de inversión opera sobre un mecanismo mediante el cual el asegurado ejerce su derecho a la opción de préstamo por el monto máximo, de acuerdo con la reserva matemática constituida; al mismo tiempo, el asegurado instruye a la compañía a colocar esta cantidad en una institución bancaria, mediante un contrato de fideicomiso.

En 1982 la banca mexicana fue nacionalizada, y se rompió el vínculo empresarial que algunas compañías de seguros tenían con instituciones bancarias. Esta situación evidenció la descapitalización que el seguro con inversión provocaba a las aseguradoras, ya que los recursos de las reservas matemáticas que en un tiempo se encontraban en fideicomisos, fuera de las compañías de seguros, pero dentro de instituciones bancarias pertenecientes al mismo grupo empresarial, ahora quedaban en sociedades nacionales de crédito totalmente ajenas a las instituciones de seguros.

Así surgen los seguros de vida capitalizables, en los cuales existe un fondo de dividendos en administración que maneja la propia aseguradora. Existen dos tipos de seguro de vida con capitalización: uno es el seguro flexible, y el otro consiste, en una combinación de seguros tradicionales de vida a largo plazo con seguros dotales de corta duración.

Los dividendos en administración y la reserva matemática se manejen en un solo fondo, siempre y cuando el saldo de dicha cuenta se encuentre actualizado mes a mes. En cuanto a los aspectos en los cuales el seguro flexible ofrece desventajas con respecto al seguro tradicional, se presenta para el asegurado un esquema de castigos al valor de rescate, como porcentajes de la reserva matemática, en caso de que se retire del seguro durante los primeros dos años de vigencia del contrato, con objeto de que la aseguradora pueda recuperar, al menos en parte, los gastos de administración y de adquisición efectuados por la emisión de la póliza.

En general, el compromiso de aseguramiento se basa en períodos mensuales de cobertura. La aseguradora invierte los recursos del asegurado y descuenta el costo de las coberturas contratadas correspondiente a un mes de vigencia. De esta manera, mientras el fondo sea suficiente para cubrir el costo de la protección, la póliza continúa en vigor. Dentro del marco legal, no existe una disposición explícita que obligue a las aseguradoras a retribuir al asegurado, en forma total o parcial, el excedente financiero obtenido en el manejo de sus recursos.

En función de las condiciones que determina la compañía de seguros para otorgar comisiones, podemos clasificarlos como:

  • Comisiones Directas. Son aquellas que se acreditan al agente, conforme el asegurado va realizando el pago de primas.
  • Gastos de Adquisición Indirectos. Son los que se reconocen al agente en la medida en que cumpla con determinadas metas, que fija anualmente cada institución de seguros, en función de incrementos de producción, conservación de negocios, mantenimiento de cartera, así como el costo de reclutamiento de otros agentes.

En general, en los seguros flexibles y de vida a largo plazo, los gastos de adquisición de primer año suelen ser altos; mientras que a partir del segundo año se dan en una escala decreciente, pudiendo incluso llegar a eliminarse antes de que concluya el plazo de pago de prima.

9.- Distribución de ventas

Los seguros flexibles, en general, se comercializan a través de intermediarios de seguros, principalmente personas físicas, aunque también, en una mínima proporción, por agentes de seguros como personas morales.

Las instituciones de seguros son parte del sistema financiero, pero no pueden intermediar como banca de primer nivel; por lo que dependen de los intermediarios financieros para la colocación de ahorro, de ahí la desventaja de estas para poder ofrecer alta rentabilidad.

En algunas instituciones con carteras importantes de seguro de vida individual, se ha detectado que en ocasiones los propios agentes de seguros invitan a los asegurados a cancelar pólizas que ya cuentan con varios años de vigencia, para posteriormente colocar nuevos negocios con esos mismos asegurados, argumentando la necesidad de actualizar las sumas aseguradas en un proceso denominado «jineteo» de la cartera. Lo anterior, en realidad es un pretexto que utilizan ciertos agentes para que sus clientes vuelvan a pagar primas iniciales, y así, poder recibir comisiones de primer año.

En conclusión, es menester que las personas tengan una mayor participación e inclusión a la hora de tomar decisiones en las que su patrimonio esté siendo administrado, y no dejarse llevar por convencimiento de agentes de ventas, ya sea de seguros, bancos o casas de bolsa que embellecen cualquier producto. Por lo tanto, hay que hacer un estudio del sector, comparar comisiones y separar inversiones de una compañía de seguros. En consecuencia, es necesario ir a una firma especializada en inversiones capacitada que su fin sea incrementar la riqueza del agente económico y no que sea utilizado para contribuir a las operaciones de reservas de capital.

Bibliografía

Ley del Impuesto Sobre la Renta

https://www.cnsf.gob.mx/Difusion/OtrasPublicaciones/DOCUMENTOS%20DE%20TRABAJO%20DESCRIPTIVOS/DdT37conimag%20BV%20ok.pdf

Por: @JovanFrancoR

En 2015, Jovan Franco, en ese entonces estudiante de la Lic. En Administración Financiera en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, inició a operar en el mercado de valores desde su dormitorio. Desde este modesto pero ambicioso inicio, Jovan recibió la atención del co-fundador del hedge fund, BWC, en México, estableciendo las bases de su carrera de lo que actualmente es su Multi-Family Office y hedge fund regulado ante la CNBV.
Jovan, es un hombre apasionado del fundamento académico, de la responsabilidad social y de generar impacto en diferentes ámbitos, tal como ser ganador del Premio Ensayo COFECE 2019 junto con el Lic. Alexandro Celorio por su contribución en los programas de cumplimiento normativo (compliance) en competencia económica, y haber publicado a su corta edad un artículo académico en el Mexican Journal of Economics and Finance sobre burbujas financieras en criptomonedas.

Abrir chat
Powered by