El Regreso del Autoritarismo

El autoritarismo es un régimen político que se basa en el sometimiento absoluto a una autoridad.

En este tipo de gobiernos no existe un consenso dado por los integrantes del país, sino que toda acción realizada procede desde la imposición dada por quien encabeza el estado, y tiene como consecuencia un orden social opresor y carente de libertad y autonomía.

Por ello calificar al presidente actual de la república de cuarta, de autoritario es absolutamente necesario y certero.

El hoy despachante de la oficinota, que le queda grande, es un hombre pequeño de miras, mediocre de imaginación, político chapulín y de poca capacidad de grandeza.

Aspira según sus palabras a ser un artífice de una trasformación profunda, que llene de gozo y alegría a cuanta generación de mexicanos tenga la fortuna de existir en su territorio, porque a partir de su concepción el país es de él y no de todos y quienes vivimos en él le debemos ciega obediencia.

Prueba de ello son la desaparición por su capricho, sin pruebas certeras y contundentes, de varias instituciones que asistían a una parte de la población.

No lo cree, déjeme recordarle que cancelo el nuevo aeropuerto de Texcoco tomando como pretexto, una corrupción inexistente, y que ese capricho salió caro, y además lo catafixió por un aeropuerto más pequeño, como él mismo claro.

Desapareció las guarderías por que encontró, en el 3% del total de estas, inconsistencias en su manejo, que posiblemente fueran actos de corrupción, recuérdelo solo en el 3%.

Construye a un costo alto un tren para llevar modernidad al sureste, tal como lo hizo Díaz hace tan solo 2 Siglos.

También construye por capricho una refinería a un costo altísimo, por hacerlo en un sitio que requiere de mayor ingeniería, en el estado de tabasco, en un claro favoritismo a su lugar de nacimiento, cuando podría poner una tubería y hacerlo en un sitio mejor conectado y que represente menor gasto.

Sin duda lopes será digno de estudio en la política mexicana en años venideros, pues seguramente varios de sus oponentes políticos y admiradores genuinos buscaran copiar parte de sus acciones con el fin de replicar su avasallador triunfo y popularidad.

La cuestión es que los regímenes totalitarios pierden credibilidad después de unos años.

Y es que puede parecer atractivo y novedoso insultar al contrario, callar gritando al que piensa diferente, opacar a quien descubra nuestras mentiras y dominar, sobre todo dominar a nuestro antojo a todo un país.

Pero el problema de ganar apoyado por buena parte de la ciudadanía que más que buscar un equilibrio en el bienestar general, pretende tener una venganza contra “los otros que están mejor que yo” es que en la vida real la mayoría de quienes obtienen riqueza y acceden a un mejor nivel de vida, lo hacen de manera legítima.

Y quienes buscan desde el rencor que seamos todos iguales, es decir un país de jodidos no alcancen a comprender que han optado por una forma de gobierno que no traerá mejoras para ellos o sus descendientes, sino que han provocado un círculo vicioso, que en el mejor de los casos nos atrasará décadas en el desarrollo de riqueza y tecnología como nación.

Y en el peor, estaremos en 100 años tratando de erradicar, como en la Alemania actual, toda una serie de pensamientos y actos dañinos surgidos de la indiferencia de unos y del odio de otros, que provocaron en nuestra historia, la de México, uno de los capítulos más oscuros de autoritarismo.

¿Recuerda el 3% de sospecha de corrupción por el que cancelo las guarderías?, pues hoy la industria farmacéutica mexicana es desmantelada por el actual gobierno, por “sospechas de corrupción en la adjudicación de los contratos” y se ha favorecido a una sola empresa argentina que no tiene más de 10 de años de experiencia en el sector.

Y además se hace por adjudicación directa, y si no le parece de escándalo esta noticia, pregúntese ¿qué pasará con los millones de trabajadores mexicanos de esta industria que han sido desplazados por el capricho del rey chiquito?, y cuanta corrupción hay ahora si los contratos son palomeados por él mismo.

De a cuanto serán los moches que recibe él y su familia.

Y de ser la primera industria farmacéutica de latino américa, ¿en qué lugar estaremos en 10 años?, y si tiene una cifra estimada, pues de ese tamaño de pérdida será todo lo que nos deje este mal gobierno.

Por: Netzahualcoyotl Paredes

Periodista, Fotógrafo, Gamer, Lector y Cinéfilo.
Presente en medios de comunicación desde el siglo pasado.
Ganador del Premio México de Periodismo en 2015.
Siempre busco pero no encuentro…

Abrir chat