El otro Einstein – Marie Benedict

Marie Benedict, cuyo nombre real es Heather Terrel, es una abogada estadounidense que ha trabajado para algunas de las firmas más prestigiosas de Estados Unidos. Su trabajo como escritora de novelas biográficas, en las cuales ha relatado la vida de grandes mujeres de la historia, nació gracias a que en su vida como litigante se ha enfocado a defender los derechos de las mujeres.

En esta obra nos adentraremos en los pensamientos de Mileva Marić, una de las mujeres más importantes de la historia pero que, tristemente, ha sido poco reconocida o malinterpretada. En este libro, todo comienza en 1986 en Zúrich, Suiza. Mileva comienza sus estudios en el Instituto Politécnico de Zúrich, siendo una de las pocas mujeres que lograrón ser admitidas dentro del campus. La sola presencia de una mujer en la institución ya era considerada como un tipo de insulto o un desafío pero el amor que Mileva sentía por aprender física y matemáticas era lo que le ayudaba a mantener una postura firme y resuelta. Aquel amor incondicional por el aprendizaje fue lo que la ayudaba a mantener la frente en alto y asistir con valor a pesar de las miradas de recriminación y los esfuerzos de sus profesores y compañeros varones para subestimarla y dificultarle su aprendizaje y desarrollo.

Mileva vivió durante gran parte de su estancia universitaria en la pensión Elgelbrecht en compañía de otras mujeres estudiantes. Todas ellas sabían de antemano que eran juzgadas por la sociedad por ir contra la norma tradicional de la época y todas aceptaban el destino que todos los demás deparaban para ellas. Al haber sido mujeres encaminadas al estudio no eran merecedoras de algún título de esposa. Todas ellas aceptaban continuar con el camino que habían elegido y tuvieron la resolución de caminarlo con pasos aún más firmes. Sabían que al elegir estudiar una carrera para varones las dejaría solas en un futuro cercano pero no estarían tan solas y se volverían más fuertes si se acompañaban las unas a las otras.

Con el pasar de los días, la situación de Mileva y de sus compañeras es inestable, pueden encontrarse con situaciones favorecedoras y en ocaciones deben de soportar hostilidades y humillaciones. Después de todo son mujeres en un mar que es dominado por hombres, en el cual siempre se evidenciaran algunas faltas o diferencias. En el momento en el que Mileva finalmente ha aprendido como lidiar con la embravecida marea académica, su vida amorosa llega a desestabilizarla por completo.

  • Señorita Marić, desde hace algún tiempo ya, he tenido sentimientos hacia usted. La clase de sentimientos que uno no tiene hacia cualquier compañero de clase… – confiesa un buen día el señor Einsten – Nunca en mi vida había estado tan seguro de algo o de alguien como lo estoy de usted. Esperaré, señorita Marić. Hasta que esté lista.

La autora nos sumergirá en la historia de amor de Mileva y Albert para poder acompañarlos durante el nacimiento de sus sentimientos y en el hundimiento de sus esperanzas y sueños que los unieron en primer lugar. ¿Qué tan fácil es enamorarse de un obsesionado físico del siglo XX para después sentir que es uno de los peores hombres del mundo? Esta obra puede también ser catalogada como una obra ficticia ya que nunca se podra conocer a ciencia cierta lo que realmente paso entre estas dos personas aunque existe una que otra evidencia que nos puede dar una idea de lo que paso en sus vidas. Es conocido el hecho de que Mileva y Albert tuvieron una hija antes del matrimonio, también es conocido que perdieron a su pequeña Lieserl, que Mileva fue parte importante para que Albert sacará adelante sus teorías, así como el hecho de que Albert era hasta cierto punto un misógino.

Einstein pudo haber sido uno de los genios más grandes del mundo pero podemos cuestionarnos que tan alta era su inteligencia para lograr comprender el corazón humano. Este libro logra desbordar emociones; la motivación, el cariño, amor, perdida, pasión, libertad, sufrimiento y dolor se impregnan en cada palabra y se hacen más fuertes con el pasar de las páginas. La indignación también es uno de los sentimientos más fuertes que esta obra intenta transmitir, esa indignación nos hará ver de manera diferente a uno de los físicos más famosos para siempre.

<<Albert, puede que seamos Ein Stein pero ahora es claro que somos de
dos corazones.>>

Marie Benedict, El otro Einstein

*Ein Stein viene del alemán y significa una piedra o una roca;
haciendo referencia al apellido de ambos y simbolizando que
eran una unión fuerte.

Por: Paty Guzmán

Ana Patricia Guzmán es estudiante de negocios internacionales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Apasionada lectora que comparte con nosotros las diferentes historias que vive día a día. Conocedora de la importancia de las palabras, ya que mal empleadas pueden ocasionar caos a nuestro alrededor. Sin importar el género literario, todo aquel que escribe o lee lo hace con el propósito de adentrarse a un nuevo mundo. Todos tenemos una historia que contar, ella nos ayudará a descubrir nuevos mundos para que con el paso de las páginas nos adentremos en un mundo propio.

Abrir chat