Destrucción Creativa

Concepto económico introducido en los años cincuenta por el austro-estadounidense Joseph Schumpeter en el cual establece que la mutación y la innovación industrial reestructura desde adentro, destruyendo antiguas estructuras económicas y sustituyéndolas por nuevas, dicho esto, algunos economistas, ingenieros y líderes de opinión llaman a esta destrucción creadora el motor de la economía en cualquier sociedad. Es la destrucción creativa la causante de las revoluciones industriales y del desarrollo tecnológico de toda comunidad, cuando el ser humano se cansa de como se hacen las cosas y se dedica a buscar soluciones puede llegar a mover los cimientos de la sociedad, así como sucedió en Inglaterra con la máquina de tejer o los primeros motores a vapor, aunque claro las condiciones deben darse para que esta destrucción creativa, ya que se deben romper varias barreras para tener éxito.

Países como Corea del Sur, Japón, Alemania, Finlandia, Estados Unidos, Suecia, Singapur o Israel, país en el que los emprendedores son vistos como la ocupación más respetada junto con el Ejército se han dado cuenta que esta es la vía de desarrollo, crear ambientes propensos al cambio controlado, aunque para países en vías de desarrollo es difícil puesto que gran parte de sus economías dependen de que el estatus quo se mantenga, aumentando así la brecha monetaria entre ricos y pobres, por lo que se tendrían que pensar nuevas estrategias para que los países sean más propensos al cambio y a la innovación, creando clústeres tecnológicos para esta finalidad. México quiere repetir el modelo estadounidense de Silicon Valley en Jalisco y en Monterrey, donde las universidades puedan formar parte importante de estos cambios.

Está comprobado que el nivel de estudios de cada persona depende directamente del nivel de ingresos de la familia a la que pertenezca, y esta brecha es aún más grande en países en vías de desarrollo como México, por lo que se puede deducir que existen individuos con capacidad de cambio desperdiciada por no tener acceso a una educación meritocrática y no por la cantidad de dinero que uno posee. Uno de los grandes apoyos para los cerebros mexicanos son las becas otorgadas para estudiar los distintos grados formativos, tanto dentro como fuera del país en las distintas ramas de estudios, por lo que, si una sociedad quiere crecer, esta deberá apostar por la innovación y la destrucción creativa, no tener miedo al cambio y ser adaptables.

Por: Jose Cuevas

Originario de Hidalgo, egresado con honores de Ingeniería Industrial y de Sistemas por parte del Tecnológico de Monterrey, enfocado a calidad, procesos de manufactura y diplomado en Negocios Internacionales, con experiencia como consultor y profesor. Interesado en la historia y el desarrollo de aspectos tecnológicos, sociales y biológicos del ser humano, siempre en búsqueda activa de conocimiento y apasionado por el futuro.

Abrir chat