Cuando te vuelvas real – Horacio Garduño

Horario Garduño es un escritor mexicano; profesor de cátedra de guionismo y estructuras narrativas del Tecnológico de Monterrey Campus CCM. Es egresado de la carrera de comunicación de la Universidad Iberoamericana en México y tiene una maestría en artes por la Universidad de Sheffield en el Reino Unido. Su admiración por la unión entre la ciudad y la naturaleza nos transporta a la historia de amor de los dos protagonistas de esta historia, Martín y Fabiana.

Cuando te vuelvas real comienza su narrativa en el año 1967 en la Ciudad de México. Esta historia no es unicamente una historia de amor, ya que los protagonistas tienen muy pocas interacciones juntos. La trama nos llevará a entender el desarrollo de sus personalidades ya que año con año iremos creciendo junto con ellos. Martín es hijo de Sandra y Tomás, un matrimonio que con el paso de los años comenzo a ir cuesta abajo. Un martes de 1971, la familia de Martín lo llevaba al Parque de los Venados en un precioso sedán Volkswagen amarillo. Martín de tan solo tres años iba vestido con su sudaderita roja de capucha observando el toldo del auto sin tener idea de las preocupaciones que pasaban por la mente de sus padres.

Fabiana, de tres años igualmente, llevaba puesto un vestidito azul con flores y botines orignalmente blancos que habian sido pintados de morado. Renata, su madre, era la única mujer en el parque que desprendía un aire de soltería, pero no permitiendose intimidar dejo a su hija sola en los juegos del parque para enseñarle a ser más independiente y se sento en una banca cercana para fumar un cigarrillo. Fue en ese momento que ambos niños encontraron sus miradas e impulsivamente caminaron el uno al otro para tomarse de las manos. Sus madres los separaron unos momentos después incomodamente y los pequeños se miraban con impotencia mientras eran distanciados pero de igual manera, en sus ojos estaba escrita la promesa de volver a encontrarse algún día.

Unos días después, Tomás abandono al pequeño Martincito y a Sandra dejando atrás una carta de despedida para su esposa y una promesa rota para su hijo quien le habia pedido regresar al parque. Para Tomás la vida en familia había sido un error que le habia obtruido para desarrollarse en lo que realmente le apasionaba, la fotografía. Dejando todo atrás y dandose cuenta de la magnitud de la decisión que había tomado quisó volver a casa con su hijo para remediarlo, pero la decisión ya habia sido tomada y la vida misma le impidio regresar a casa.

Por otro lado, algunos años después, Renata que estaba internada en un hospital de oncología del Centro Médico hablaba con su hija Fabiana por télefono una última vez. Le pedía perdón y su hija no sabía exactamente porque ni tampoco entendía la razón por la cuál ahora debía vivir con un viejo hombre llamado León. Fabiana le preguntaba a su abuelo cuando se recuperaría su madre y León la miraba con tristeza casi queriendo decirle las palabras “nunca, mi amor” ya que tristemente su madre nunca volvería a estar con ella. León se llevo a Fabiana a vivir al estado de Michoacán junto con él. Poco a poco ambos comenzaron a lidiar con el duelo de la perdida de una hija y una madre y aprendieron a convivir juntos.

Más años pasaron y tanto Martín como Fabiana aprendieron a cuidar de sus heridas. Ambos eran un tanto distantes con los demás ya que tampoco eran muy bien recibidos por sus compañeros de instituto. Ambos tenían muchas carencias pero lidiaban con ello de la mejor manera para poder enfrentar al mundo sin vacilación ni miedo. Nosotros lograremos acompañarlos en sus respectivas vidas, que parecen a veces injustas e incluso tristes. No parece que realmente vivan sus vidas sino que simplemente se dejan llevar interactuando con las personas incorrectas.

Cuando te vuelvas real es una historia que logra estrugir tu corazón y darte esperanza al segundo siguiente. Es una historia llena de descripciones de lugares existentes, o que por lo menos existieron alguna vez, en la República Mexicana con situaciones tan especiales que te hace desear visitarlas para revivir la vida de los protagonistas. La música relatada también da a los momentos escritos otro nivel de intimidad o entusiasmo que parecen acariciar nuestro corazón muy suavemente con el paso de las páginas. En la historia, año con año la perspectiva de que Martín y Fabiana vuelvan a reencontrarse parece poco alentadora, pero la sensación de sus encuentros sigue quemando sus corazones impulsandolos a buscarse nuevamente. Al igual que ellos, esperaremos determinadamente a que la otra parte aparezca para que cuando vuelvan a reconocerse todo cobre vida y al fin todo se vuelva real.  

Por: Paty Guzmán

Ana Patricia Guzmán es estudiante de negocios internacionales del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Apasionada lectora que comparte con nosotros las diferentes historias que vive día a día. Conocedora de la importancia de las palabras, ya que mal empleadas pueden ocasionar caos a nuestro alrededor. Sin importar el género literario, todo aquel que escribe o lee lo hace con el propósito de adentrarse a un nuevo mundo. Todos tenemos una historia que contar, ella nos ayudará a descubrir nuevos mundos para que con el paso de las páginas nos adentremos en un mundo propio.

Abrir chat