Apenas el inicio de la crisis

No cantemos victoria todavía.

Si les parece que con la reanudación de las actividades económicas y culturales que, todo indica, se hará efectiva en algunas partes de la república  a partir del 30 de mayo los ciudadanos podremos poner fin a este tiempo fuera que el COVID nos ha impuesto, déjenme decirles que están equivocados.

Jamás vamos a regresar a como era “antes” si es que tal cosa existe, pues eventos de esta naturaleza terminan por modificar hábitos y costumbres previamente establecidas.

Así que nomás no, no se puede con la pinche realidad.

Y es que, aquí en la capirucha, la ciudad de los palacios, la de los mil museos, la tierra de la fayuca y el huarache, nomás no se ve que eso de la reactivación se vaya a dar en junio, ¡las cifras pues, las malditas cifras!… esos números raros que no nos dejan, tendremos que esperar unos diyitas más.

Ello a causa de los más de 10 mil infectados presentes en la CDMX de los cuales, según datos del gobierno local, casi 4000 están hospitalizados y que todo indica, un porcentaje de estos fallecerá

Así que nada parce indicar que la primera ciudad del país esté en condiciones de “retomar la normalidad”

Pero ¿a qué normalidad regresaremos?

Le recuerdo que activar la economía de un país no es cosa fácil, hay que desarrollar proyectos a muy largo plazo, invertir dinero en crear empresas, que estas empresas desarrollen productos que la gente quiera o necesite y que además pueda pagar por ellos.

Una cadenita pues.

Por ello los países que invierten en educación para desarrollar científicos que inventen cosas y desarrollar emprendedores que las vendan o la promuevan, son ahora los mejor preparados para lo que viene.

Y que viene…

Pues nada, una nueva época donde veremos nuevos productos y servicios para la generación COVID, la que vivirá alejada de sus semejantes, la que consumirá quizás productos más saludables, y no hablo de ser vegano u orgánico, no, seguirán siendo carnívoros, pero pedirán certificaciones más estrictas en los procesos de producción.

Los niños que hoy aprenden de esta pandemia, serán los que mañana tendrán otros comportamientos, entenderán la importancia de un mejor internet, más capacidades en el procesamiento de datos, más memoria, dispositivos aún más amigables que los actuales, con nuevas funciones.

La importancia de contar con un mayor presupuesto en sistemas de salud y prevención de enfermedades, muchos de ellos perderán a sus abues y papas, y trabajaran para que sus hijos y nietos no pasen por lo mismo, así como nuestros padres y abuelos buscaron no iniciar otra guerra mundial.

Pero eso requiere dinero, y ganas, y no se ve que este gobierno tenga alguno de los dos…

Por ello la crisis que creen que ya casi termina, pos apenas va empezando, y sí, tenemos una economía grande, la décima mundial, pero no tenemos estadistas ni líderes entre quienes toman las decisiones importantes para el país.

Ya no tenemos al rey chiquito, pero dejo a su primo, ese que se parece al que cuando estás jugando videojuegos esta chingue y chingue para jugar y apenas le dejas el control la caga y se enoja y termina por aventar el control e ir a acusarte con tu mama por que le hiciste trampa.

Y que esta chiquito y no termina de comprender que las habilidades se aprenden y se desarrollan, no naces con ellas, hay que tener la humildad de aprender, de no despreciar ni la ciencia, ni la educación. Ahí nomás.

Así que aunque tengamos la economía, la disposición, la capacidad y la determinación para salir de esta crisis, pos de nuevo nos toca a los ciudadanos ser los que nos pongamos las pilas y hacerlo.

De nuevo a rebasar al gobierno.

Por: Netzahualcoyotl Paredes

Periodista, Fotógrafo, Gamer, Lector y Cinéfilo.
Presente en medios de comunicación desde el siglo pasado.
Ganador del Premio México de Periodismo en 2015.
Siempre busco pero no encuentro…

Abrir chat
Powered by