Cuando Estados Unidos estornuda…

En Estados Unidos el financiamiento alcanzó un piso cercano a 0%, con el argumento que las comisiones de los préstamos serán bajas. La impresión de dinero en efectivo y la compra de bonos de corto y largo plazo que bancos estadounidenses tienen permitido puede ser que está medida no funcione del todo. Además, probablemente lleguemos a ver una desinflación debido a la caída del precio del petróleo y problemas crediticios. En el caso de que eso suceda, el aumento de los diferenciales de crédito elevará los costos de administración de obligaciones a créditos más riesgosos y simultáneamente a medida que retroceda el crédito, incrementarán las restricciones para colocar créditos. Estados Unidos está impulsando y tomando medidas para disminuir o erradicar la falta de liquidez en el mercado, el miedo de los inversionistas para detener la continua caída en los mercados, la última medida que se ha implementado es la línea de intercambio (swap lines) en el mercado de divisas.

Las líneas de intercambio (swap lines) se diseñaron originalmente para ayudar a las necesidades de financiación de los bancos durante 2008, controladas por la FED, prestando dólares a otros bancos centrales que luego se lo prestan a los bancos nacionales correspondientes. Actualmente, los dólares se ofrecen semanalmente, pero el mercado de intercambio de divisas se negocia como si se ofrecieran diariamente, y no solo con vencimientos semanales y de tres meses, sino también con plazos muy cortos, similar a la forma en que la FED presta en el mercado de dinero. Buscan que entidades no-bancarias tengan acceso a las subastas en dólares, de los bancos centrales correspondientes, para que los diferenciales de intercambio de divisas no sigan siendo amplios.

La FED tiene swap lines solo con el BoC (Banco Central de Canada, el BoE (Banco Central de Inglaterra), el BoJ (Banco Central de Japón), el ECB (Banco Central Europeo) y el SNB (Banco Nacional Suizo), y eso se debe a que la crisis de 2008 golpeó a los bancos principalmente en estas jurisdicciones particulares. Pero la amplitud de la posible crisis actual es más amplia y se necesite más ayuda global, ya que cada país está luchando por OBTENER DÓLARES. La necesidad en dólares en Suecia, Noruega, Dinamarca, Hong Kong, Singapur, Corea del Sur, Taiwán, Australia, Brasil y México parecen particularmente sorprendentes por una variedad de razones. Los países escandinavos y Japón tienen grandes necesidades de dólares debido a las necesidades de cobertura de los inversionistas institucionales y solo Noruega está dotada de grandes reservas de divisas para aprovechar. México está lidiando con un shock en términos de intercambio debido al colapso de los precios del petróleo. Los países del sudeste asiático que sirven como centros bancarios necesitan dólares estadounidenses para liquidar los pagos en dólares y países como Corea del Sur y Taiwán tienen aseguradoras de vida con necesidades de cobertura significativas en dólares.

Por: @JovanFrancoR

En 2015, Jovan Franco, en ese entonces estudiante de la Lic. En Administración Financiera en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, inició a operar en el mercado de valores desde su dormitorio. Desde este modesto pero ambicioso inicio, Jovan recibió la atención del co-fundador del hedge fund, BWC, en México, estableciendo las bases de su carrera de lo que actualmente es su Multi-Family Office y hedge fund regulado ante la CNBV.
Jovan, es un hombre apasionado del fundamento académico, de la responsabilidad social y de generar impacto en diferentes ámbitos, tal como ser ganador del Premio Ensayo COFECE 2019 junto con el Lic. Alexandro Celorio por su contribución en los programas de cumplimiento normativo (compliance) en competencia económica, y haber publicado a su corta edad un artículo académico en el Mexican Journal of Economics and Finance sobre burbujas financieras en criptomonedas.