Cambio climático daña salud de menores y adultos mayores: UNAM

Investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) afirman que la salud de los menores y adultos mayores sería la más afectada debido a los efectos del cambio climático.

Durante el encuentro “Lancet Countdown. El cambio climático es un problema de salud pública”, organizado por la Facultad de Medicina de la máxima casa de estudios de México, se destacó que el fenómeno climático constituye la mayor amenaza del Siglo XIX para la salud de la población que vive en países en desarrollo y en urbes con mayor pobreza.

En un reporte, la UNAM afirma que las olas de calor, sequías, tormentas y el aumento de los niveles del mar, las amenazas a la seguridad alimentaria, la contaminación del agua, la desnutrición y los desplazamientos forzados, representan la mayor amenaza para la salud.

Al inaugurar el foro, el director de la Facultad de Medicina, Germán Fajardo Dolci, explicó que esta es una oportunidad para pensar qué se puede hacer en cuanto a investigación, difusión y toma de conciencia.

Señaló que la UNAM cuenta con el Programa de Investigación en Cambio Climático (PINCC), coordinado por Carlos Gay García, que se encarga de proponer acciones para cuidar el medio ambiente.

Mientras que Cristian Roberto Morales Fuhrimann, representante en México de la OPS, resaltó que la capacidad de la Máxima Casa de Estudios mexicana es esencial para producir evidencia en este ámbito y «comprender mejor cómo nos afecta el cambio climático y cómo lo hará en el futuro si no hacemos nada. De no movilizarnos para mitigarlo, ponemos en peligro nuestra propia existencia”.

Ante este panorama, Ian Hamilton, profesor del Energy Institute University College London, indicó que hay esperanza debido al incremento de inversiones en energías renovables. “En México hay excelentes recursos que pueden aprovecharse de manera correcta”.

“Es preocupante que no ocurra una transición y que en los últimos años se hayan incrementado los subsidios a las fuentes de energía primaria más utilizadas, como los combustibles fósiles”, puntualizó.